Lunes , octubre 22 2018

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
.
Home / Medición y Pruebas / Tus datos son los ingredientes que utiliza la IA para cocinar jugosos negocios

Tus datos son los ingredientes que utiliza la IA para cocinar jugosos negocios

Millones de datos personales de internautas a nivel mundial son utilizados para crear estadísticas y estrategias comerciales a través de analítica de datos, pero ¿de dónde se obtiene esta información y a quién pertenece?

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

Una de las preocupaciones que tiene la mayoría de los usuarios de Internet es conocer de antemano y de forma veraz el tratamiento que hacen las empresas a sus datos personales.

En el proceso de tráfico de información en la Web, la Inteligencia Artificial (IA) juega un rol muy importante como parte de diversas compañías dedicadas a realizar estrategias de comercialización con ayuda de Big Data, ya que por medio de esta herramienta se discretizan todos los datos para poder extraer el plasma informático, es decir, aquella información estadística que resulta íntimamente valiosa para muchas empresas.

Así, la IA adquiere aplicaciones y funciones muy tangibles en el día a día de un negocio, revolucionando la manera en que se recopila la información o los datos (Big Data), la forma en esta información se gestiona y el modelo tradicional de interacción entre interfaces de máquinas y los usuarios.

Cada vez que un usuario manipula un programa de traducción automática, un coche con sistemas de visión computarizada, asistentes como Siri o Cortana, programas de notificación sobre alzas en los consumidores, bots programados para sugerir un producto o una serie de T, módulos que despliegan publicidad, o motores de búsqueda, es muy probable que interactúe también con una solución específica de Inteligencia Artificial.

Los datos han pasado a ser el petróleo del siglo XXI. El empoderamiento del usuario, o lo que es lo mismo del consumidor, unido a la producción de contenidos muy relevantes para las marcas en las redes sociales, entre otros canales de divulgación, hacen que las marcas encuentren en el Machine Learning y la Inteligencia Artificial una oportunidad única para generar ‘engagement’ para conseguir más ventas, hacer más eficiente su área de atención al cliente o ayudar a todos sus departamentos de negocio; en definitiva, una increíble oportunidad de ser eficientes y productivos.

La inmensa mayoría de las redes sociales abren sus puertas a compañías externas que crean aplicaciones nutridas con la explotación de los datos de usuarios de esas redes utilizando tecnologías de análisis de datos como Big Data y Machine Learning.
   

En este sentido, los datos personales significan una “fuente de negocios” para las grandes organizaciones tecnológicas. La realidad es que muchos de los servicios que ofrecen firmas como Google o Facebook son gratuitos porque su fuente de ingresos la obtienen mediante el mercadeo los datos personales de sus afiliados. En definitiva y a lo que se puede traducir: los usuarios “somos producto y mercancía” en esta era digital.

En torno a este fenómeno tecnológico se llevó a cabo el primer Foro de los Sistemas y Dispositivos Inteligentes, organizado por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) de México y la Fundación para el Conocimiento y Cultura Digital, donde se discutieron las implicaciones éticas que tiene la relación entre los sistemas basados en Inteligencia Artificial (IA) y los seres humanos. Si bien, la Inteligencia Artificial ya figura en muchas de las actividades cotidianas de la vida, aún no se conocen con exactitud los alcances que pueden tener estas tecnologías.

Entre las propuestas de esa primera ronda de debates surgió la necesaria programación de un esquema de valores para la IA, el cual fue expuesto por el comisionado presidente del IFT, Gabriel Contreras, quien se refirió a Google y Amazon como precursores de esta modalidad.

Durante su intervención, el funcionario ofreció una descripción de los alcances de esta iniciativa al tiempo que advirtió sobre el escenario que se presentará para el año 2020, cuando a su parecer, existirán alrededor de 2 millones de robots industriales en el mundo y la tecnología del Internet de las Cosas (IoT) tendrá un valor para la industria de entre 4 y 11 billones de dólares.

- PUBLICIDAD -

Entonces, ¿de quién son los datos que usa la IA?

Para que exista un verdadero desarrollo y evolución de la Inteligencia Artificial es necesaria una fuente considerable de datos, muchas veces personales que inicialmente pertenecen a los propios usuarios que utilizan esta tecnología, pero que al utilizar los servicios de algunas compañías pierden el derecho de propiedad al firmar acuerdos sistemáticos como parte de los Términos y Condiciones de las firmas como condición para ofrecer el servicio. No obstante, el procesamiento de estos datos mediante algoritmos inteligentes genera otro tipo de datos derivados como preferencias y hábitos de consumo, e incluso información sobre patrones de salud de la población.

Es necesario programar un esquema de valores para la IA como ya lo están haciendo algunos gigantes tecnológicos como Google y Amazon, opinan expertos, esto con el fin de auditar las formas en que las organizaciones hacen uso de los datos personales de los usuarios.
   

Ahora bien, tomando en cuenta estas apreciaciones, la coordinadora general administrativa de la Universidad de Guadalajara, Carmen Rodríguez Armenta, también participante del foro, consideró que los sistemas y dispositivos son solo un medio y no cuentan con una valoración ética, por lo que corresponde a los usuarios asumir su responsabilidad al momento de tomar decisiones sobre el uso que hará de sus datos personales, a quién y bajo qué condiciones los entregará.

Durante el análisis de ambos académicos se asoma el sentido que deben tomar los debates, los cuales tienen que girar en torno al uso que hacen los usuarios de las plataformas para recabar datos, tomando en cuenta que para prevenir un mal uso de estos es necesario establecer un plazo de vigencia del propio uso y un consentimiento expreso.

“El usuario debe ser capaz de desagregar los datos de una plataforma para ofrecerlos a otra y se debe establecer un consentimiento expreso, ya sea verbal o por escrito”, argumenta Rodríguez Armenta.

Por otro lado, la funcionaria cree prudente que el usuario debe aprender a diferenciar esa disociación entre los datos de identidad de una persona y aquellos que son utilizados con fines comerciales o de investigación .

¿Empresas multadas?

En Estados Unidos no existe ley que proteja formalmente la utilización de datos provenientes de las redes sociales o motores de búsqueda. Pero la autoridad reguladora del área de comunicaciones las vigila y ha sancionado a compañías como Facebook por sus prácticas cuestionables de gestión de datos personales.

En Canadá y Europa también hay límites para el uso de datos, sobre todo para lo que concierne informaciones ligadas a la salud, no obstante, que la jurisprudencia sobre estos asuntos es casi inexistente.

En Europa, Facebook fue sancionado en 2017 con una multa de 135 millones de dólares por la Comisión Europea por compartir datos personales con WhatsApp. Una autorregulación propuesta por entidades privadas aunada a un marco legal que siga la evolución de tecnologías como la Inteligencia Artificial y la aplicación efectiva de la ley, son los vértices torales que deben impulsar la discusión sobre la ética de las tecnologías, de acuerdo con el directivo de Infotec.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

Científicos recurren a la IA para explicar el proceso cerebro-máquina

En un estudio publicado en la revista Nature Methods investigadores explican los avances del campo …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *