Lunes , octubre 22 2018

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
.
Home / Diseño Analógico / Investigador jalisciense innova en el campo de la rehabilitación física

Investigador jalisciense innova en el campo de la rehabilitación física

Antonio Corres Matamoros, doctor en Ciencias de la Ingeniería egresado del Iteso de Guadalajara, creó un equipo portátil de diatermia cuyo costo rondará aproximadamente 75 dólares en comparación con los sistemas convencionales que cuestan 1,350 dólares.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

Un nuevo sistema portátil de diatermia por radiofrecuencia (RF) y de bajo costo para tareas de rehabilitación física, destapará un nuevo abanico de oportunidades en el sector de Ciencias de la Salud, después del trabajo que ha logrado Antonio Rafael Corres Matamoros, egresado del Doctorado en Ciencias de la Ingeniería de la universidad Iteso de Guadalajara (México).

En un comunicado de prensa, la institución dio a conocer que el prototipo del investigador mexicano tiene gran impacto en el área de fisioterapia, ya que presuntamente el equipo electrónico que creó permitirá que los pacientes puedan reducir el período de rehabilitación sin necesidad de interrumpirlo, pues su aspecto portátil y su bajo costo ayudarán a que no sea complicado adquirirlo para seguir al pie de la letra las etapas de cuidado.

En rehabilitación física, la diatermia es el medio de tratamiento que se fundamenta en el empleo de corrientes eléctricas de alta frecuencia para elevar la temperatura en partes profundas del cuerpo humano, específicamente en las zonas que han sufrido una lesión, y estas ondas de alta frecuencia generan un relajamiento en las estructuras musculares que promueven una recuperación a nivel tejido.

 
La diatermia se utiliza para emplear corrientes eléctricas de alta frecuencia para elevar la temperatura en partes profundas del cuerpo humano, específicamente en las zonas que han sufrido una lesión.
   

No obstante, los costos promedio de esta tecnología en el mercado hacen que los fisioterapeutas mantengan precios altos en las terapias, y para que surtan efecto en el paciente, estos deben terminar los ciclos establecidos sin interrumpirlos, aunque el factor dinero hace que muchos se vean obligados a no completar los períodos, por lo que recaen en dolor o agravan su lesión con el paso del tiempo.

Esta situación fue detectada por Antonio quien desde hace más de 20 años ha trabajado activamente en el sector biomédico trabajando para la empresa mexicana Cormat, dedicada al diseño, fabricación y venta de equipo médico, en donde sus primeros años observó que muchos de los pacientes sometidos a terapia con diatermia no mejoraban según lo esperado y su recuperación se prolongaba.

Una de las soluciones que comenzó a gestar en su mente fue llevar esos equipos directamente a los hogares de las personas, lo cual garantizaría la continuidad de la rehabilitación, sin embargo, una vez más el factor costo impediría que esto funcionara.

Decidido a trabajar en una solución para el problema, Antonio Corres comenzó un proyecto para diseñar un sistema de bajo costo que fuera para que las personas pudieran adquirirlo y portable para que fuera llevado a casa sin problemas para asegurar por lo menos 72 horas de exposición a la alta frecuencia.

Como parte de su tesis doctoral, Antonio completó un prototipo utilizando componentes comerciales y creó un chip exclusivo con controles para variar los rangos de frecuencia y dotarlo de la versatilidad y portabilidad deseados.

- PUBLICIDAD -
Los equipos de diatermia son sumamente costosos y por consiguiente las terapias suelen ser también costosas, por lo que en ocasiones los pacientes se ven obligados a interrumpir su ciclo de cuidado.
 

“La investigación fue integral. Se realizaron un protocolo médico y un prototipo que generara las corrientes y frecuencias que, con mi experiencia previa, sabía que podrían funcionar. Se realizaron las pruebas en un universo de 20 pacientes con dolor de espalda baja, que es uno de los más comunes. El prototipo funcionó en disminución de dolor y aumento de elasticidad en pacientes que lo utilizaron”, explicó Antonio Corres.

De acuerdo al informe, el dispositivo puede utilizarse inmediatamente tras una lesión para comenzar el período de desinflamación, ya que genera calor a través de una corriente de electrodos que va directamente al tejido dañado, promoviendo la vascularización y cicatrización del tejido blando.

Estos electrodos son puestos a manera de parches pequeños que no se retiran hasta que se completa la fase y el aparato permite ser calibrado de forma sencilla gracias a su interface simple.

El costo estimado que prevé Antonio Corres para su nuevo aparato de diatermia rondará los 1,500 pesos (unos 75 dólares) en comparación con los 27,000 pesos (1,350 dólares) que aproximadamente se consigue un equipo de estos en el mercado.

Dr. Antonio Rafael Corres Matamoros. (Imágenes: Iteso).
 

“La idea es que este equipo se utilice para un gran porcentaje de los problemas físicos. El plan en la empresa, en lo que resta de 2018, es por lo menos realizar 20 prototipos más para distintos padecimientos y adecuar el equipo a las necesidades de los pacientes”, agregó Antonio Corres.

Este trabajo generó propiedad intelectual y se logró también con ayuda de académicos del Iteso que participaron como asesores del proyecto de Corres Matamoros, quien sostuvo que su paso por el doctorado en esta casa de estudios le suministró el conocimiento necesario para diseñar el chip, el cual es medular en esta tecnología.

“La experiencia en cuestión médica, y la amalgama del doctorado me ayudó a diseñar un producto que puede ser importante no solo en México, sino a escala global”, subrayó Antonio Corres.

“La idea es que este equipo se utilice para un gran porcentaje de los problemas físicos. El plan en la empresa, en lo que resta de 2018, es por lo menos realizar 20 prototipos más para distintos padecimientos y adecuar el equipo a las necesidades de los pacientes”, agregó Antonio Corres.

Este trabajo generó propiedad intelectual y se logró también con ayuda de académicos del Iteso que participaron como asesores del proyecto de Corres Matamoros, quien sostuvo que su paso por el doctorado en esta casa de estudios le suministró el conocimiento necesario para diseñar el chip, el cual es medular en esta tecnología.

“La experiencia en cuestión médica, y la amalgama del doctorado me ayudó a diseñar un producto que puede ser importante no solo en México, sino a escala global”, subrayó Antonio Corres.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

HP se encargará de que la impresión 3D sea también con metal

De acuerdo con el fabricante de impresoras, esta nueva impresora de metales llevará a la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *