Miércoles , septiembre 26 2018

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
.
Home / Industria y Negocios / Hasta aquí llegó la era de Brian Krzanich como CEO de Intel

Hasta aquí llegó la era de Brian Krzanich como CEO de Intel

El alto ejecutivo fue despedido por la compañía tras infringir una norma de conducta interna al sostener un romance prohibido con una subordinada. Será sustituido por Robert Swan, actual CFO que quedará en carácter de interino.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

Solo 5 años duró la carrera de Brian Krzanich como CEO de la compañía más importante de CPUs, Intel Corporation, después de ser despedido por el Consejo de Administración el pasado jueves 21 de junio, tras haber descubierto que mantenía una relación “consentida” con una empleada, infringiendo así una norma inquebrantable en la política interna de la organización.

De acuerdo a un comunicado de prensa emitido por la compañía, el cargo como Consejero Delegado pasará a manos de Robert Swan, actual Director de Finanzas (CFO) en carácter de interino mientras se define quién sucederá a Brian Krzanich oficialmente como nuevo CEO.

“Intel fue informada recientemente sobre una relación pasada entre el señor Krzanich y una empleada de Intel. Una investigación interna y externa han confirmado la violación de las políticas de la empresa que se aplican también a todos los directivos”, mencionó el reporte oficial.

La relación ventilada en el informe fue catalogada como un romance sostenido por su CEO desde hace ya tiempo con una de sus subordinadas de quien no se precisaron mayores detalles como nombre o posición que ocupa en la compañía.

La dimisión de Brian Krzanich fue anunciada inmediatamente después de que abrió la bolsa de valores de Wall Street el pasado 21 de junio, fecha en la que los miembros del Consejo de Administración ya contaban con pruebas fehacientes de los hechos tras una exhaustiva investigación moderada por comentarios internos y aportaciones de terceros, y tras el anuncio las acciones de la firma ganaron 2% cerrando en una jornada.

Brian Krzanich incurrió en una norma de conducta altamente respetada en la estructura corporativa de Intel.

   

Aunque esta decisión puede ser tomada al criterio de algunos como un acto excedido solo por mantener una asociación sentimental siendo empleados de una compañía, para muchas organizaciones, principalmente del ramo tecnológico, esto compromete una regla de conducta que es estrictamente respetada, por lo que los altos mandatarios de Intel no dudaron en ejecutar la acción conllevada por el acto.

“El Consejo cree firmemente en la estrategia de Intel y estamos seguros que las habilidades de Bob Swan le permitirán hacerse cargo de la compañía mientras comenzamos la búsqueda de nuestro siguiente CEO. Bob ha sido pieza fundamental en el desarrollo y ejecución de nuestras estrategias, y sabemos que la compañía continuará ejecutándolas eficazmente. Agradecemos mucho las contribuciones de Brian a Intel”, comentó Andy Bryant, miembro del Consejo de Administración de Intel Corporation.

Misión truncada

Considerado como uno de los ejecutivos más influyentes de la industria tecnológica global, Brian Krzanich, de 58 años de edad, obtuvo el cargo de CEO de Intel en mayo de 2013, cuando el entonces Consejero Delegado, Paul Otellini anunció su salida de la compañía.

- PUBLICIDAD -

Al cargo llegó con ánimos de continuar posicionado a la firma como una de las organizaciones más respetadas en la industria de semiconductores, manufactura microelectrónica y de Investigación y Desarrollo (I+D). Al recibir el timón del gran barco, Brian se dispuso readaptar el cauce de la compañía dentro del mundo tecnológico con el fin de ser eje importante en las venideras tecnologías emergentes como la computación móvil, inteligencia artificial y gestión de datos.

Robert Swan, actual CFO quedará en carácter de CEO interino mientras se comienza la búsqueda del próximo Consejero Delegado de Intel.

   

En los últimos dos años, Intel se ha sumergido en una serie de polémicas que han debilitado su reputación y minado su participación en el mercado, incluyendo la noticia sobre una de sus más importantes arquitecturas de microprocesamiento la cual pone en riesgo los datos de millones de usuarios a nivel mundial. Además, ha recibido fuertes críticas por invertir de forma sobrevaluada en la compra de startups que al decir de especialistas financieros, sobrepasan su precio real en el mercado.

Esto, sin olvidar los duros golpes recibidos por la cancelación de importantes contratos de manufactura que mantenía con clientes de la talla de Apple, que a partir del 2022 comenzará a fabricar sus propios chips, situación que ha mellado la billetera de Intel al grado de anunciar recortes masivos en su fuerza laboral.

Finalmente, los adelantos que han hecho competidores cercanos como AMD, que recientemente anunció el lanzamiento de una arquitectura de 7 nanómetros en una gama de procesadores con atractiva arquitectura compuesta por recursos de Inteligencia Artificial y gráficos, mientras que Intel actualmente no ha podido dar el salto a los 10 nanómetros en sus productos.

Una norma de gran filo en la industria

Cabe resaltar, que Brian Krzanich no es el único en experimentar un vergonzoso episodio por mantener romances con una empleada de la misma compañía, ya que en 2012 la firma desarrolladora de tecnología aeronáutica Lockheed Martin, hizo lo mismo con su entonces CEO Christopher Kubasik.

Posteriormente, la compañía Hewlett-Packard (HP) apartó de su cargo a Mark Hurd, quien mantenía una relación sentimental de forma secreta con una consultora allegada a la organización.

Finalmente, se tiene el registro de que el fabricante de aviones Boeing decidió mandar a descansar a dos de sus CEOs Harry Stonecipher, en 2005, y Steven Heyer, en 2007, debido a sus relaciones que mantenían con compañeras de trabajo.

La norma responsable de este tipo de noticias es conocida como “Non-fraternization policy”, un elemento que conforma el código de conducta de muchas compañías tecnológicas que, entre otras cosas, prohíbe los romances entre los directivos y sus subordinados, y en la que los empleados están obligados a notificar cualquier incumplimiento.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

Países sudamericanos despiertan interés en inversionistas tecnológicos

América del Sur se convierte poco a poco en un mercado altamente atractivo para los …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *