Martes , noviembre 20 2018

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
.
Home / Automatización y Robótica / En 2050 los humanos podrán seguir viviendo en cuerpos de robots

En 2050 los humanos podrán seguir viviendo en cuerpos de robots

Aunque suene descabellado, el científico y futurólogo Ian Pearson, estima que en unas décadas más los humanos podrán almacenar sus recuerdos en computadoras, esto después de haber fallecido. Los cuerpos reales serán “despedidos” pero la esencia de la persona será resguardada para posteriormente ingresarla en un cuerpo robótico.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

¿Si te dijeran que puedes guardar tus pensamientos y recuerdos en un dispositivo de almacenamiento electrónico y en un futuro usarlos en un cuerpo más joven y altamente mejorado, lo creerías?

 

Aunque parezca espeluznante para algunas mentes sensibles, para otras personas como Ian Pearson este planteamiento no está tan alejado de la realidad, según lo plantea este científico y futurólogo en una nota publicada en su blog personal Futurizon, donde maneja temas de interés tecnológico y su impacto en la sociedad del mañana. En su artículo, el experto hace referencia también a la posibilidad de “copiar” el contenido del cerebro humano y colocarlo en un robot que tenga cara y aspecto realista tal como ya hemos visto en algunos prototipos que existen en el mercado actual incluyendo a la androide Sophia: cuerpos hechos de silicona sumamente especial y partes robóticas internas que le dotan de movimientos bajo demanda.

Se dice que la robótica junto con la realidad virtual será lo más habitual en el futuro. Los humanos además podrán conectar sus mentes con robots, según destacó Pearson en su visualización editorial. En otras palabras, pudiera interpretarse este avance como una especie de “resurrección” digital de la mente que permitirá a una persona recuperar todos sus recuerdos aun después de la muerte física, pues se espera que el cerebro se mantenga con vida en robots androides.

Si hasta ahora sigues creyendo que es una historia de ciencia ficción como aparece en las películas de Hollywood, espera saber el hecho de que esta alternativa también permitirá a las personas presenciar su propio funeral… ¡Sí! Cómo lo leíste, estar presentes en su propio réquiem pero en forma de robots.

Aunque esta particularidad del futuro suene cause controversia para nuestras generaciones actuales por un tema tabú, para Pearson, las generaciones venideras que vivan por la década del 2050 será toda una opción factible y por qué no, altamente demandada. Esto significa que los cuerpos reales serán “despedidos”, pero la esencia de las personas seguirá viviendo en un cuerpo artificial.

De acuerdo al Dr. Ian Pearson, los humanos podrán presenciar sus propios funerales al estar presentes dentro de un cuerpo robótico. Esto será posible, según afirma, al “subir” una copia de todos los recuerdos del cerebro de la persona a un servidor informático con conexión a la Nube, con lo cual, al morir físicamente el 99% de la mente seguirá intacta y operando con normalidad en su versión electrónica.

   

¿Un paso hacia la inmortalidad?

Esto pudiera ser una excelente noticia para quienes, en algún momento, hemos pensado en la posibilidad de vivir para siempre y no abandonar a nuestros seres queridos; una cruda realidad que tenemos garantizada desde el primer día que llegamos a este mundo. Tal parece que gracias a la robótica, la inmortalidad será un objetivo alcanzable.

- PUBLICIDAD -

El argumento que maneja el Dr. Ian Pearson se fundamenta en que a partir de que el cuerpo humano muere, el cerebro deja de funcionar, o es lo que generalmente pensábamos, pero lo cierto es que aproximadamente el 99% de la masa encefálica a nivel neuronal se mantiene intacta aun por varios minutos, siendo el hipocampo el último en dejar de funcionar pues es ahí donde yace la memoria a largo plazo, es decir, el baúl de recuerdos de todo ser humano.

El objetivo en este esbozo futurístico es implementar técnicas bioelectrónicas para la recuperación de datos y lograr una transferencia de esos datos a la Nube de cómputo, tal y como como se hace con los archivos almacenados en nuestras computadoras o celulares. Pearson tiene la impresión de que si la gente ha guardado suficientes datos en su cerebro junto con su preparación, el cerebro podría estar conectado a una especie de androide el cual se convertiría en el nuevo cuerpo de la persona.

Esto le permitiría a un individuo asistir a su propio funeral para despedirse de su viejo cuerpo y luego continuar la vida dentro de su nueva envoltura robótica. Entonces, el concepto de inmortalidad cobrará fuerza, pues Ian afirma que los sentimientos, pensamientos y personalidad del ser humano seguirán siendo los mismos por dentro, a pesar de que su cuerpo luzca diferente, lo que significa que nunca envejecería y podrá seguir conviviendo con sus seres queridos. “Su mente seguirá funcionando bien, mientras los servidores continúen guardándola. No será inmortal en un sentido estricto, pero al menos no dejará de existir en el momento en el que el cuerpo deje de funcionar”, añade el futorólogo.

El lado oscuro de esta tecnología

Pearson fue acertado al advertir que no todos podrán tener la misma suerte de vivir para siempre dentro de un robot, al menos durante la primera etapa de lanzamiento de estos servicios tecnológicos, pues solo una clase privilegiada económicamente tendrá acceso a esta innovación, mientras que otros, afirma, tendrán que esperar más allá del 2060 o hasta que “el precio del androide baje lo suficiente para que puedan pagarlo”.

Pearson también hace referencia a lo que pudiera ser una “trampa” dentro de estos servicios del futuro, ya que el sitio donde se almacene toda la información de los cerebros de las personas, así como los cuerpos robóticos que estos utilicen pertenecerán a una compañía manufacturera que podría reclamar derechos de propiedad sobre los datos de la mente.

   

En esta posibilidad existen pros y contras, ventajas y desventajas que deben tomarse en cuenta antes de ponerlos en práctica. En este aspecto Pearson ha sido muy extremista al sospechar de las intenciones que algunas de las grandes corporaciones tecnológicas como Google, Apple o Facebook pudieran estar gestando como prototipos para para seguir dominando en los segmentos de robótica, IA, software y los servicios de almacenamiento informático.

De ser así, el futorólogo cuestiona si estás empresas tendrán intenciones de convertir en esclavos a los humanos robóticos o si será realmente seguro y confiable almacenar los cerebros en las computadoras. Esto en relación con la forma en que los grandes servidores almacenarían los recuerdos de las personas.

“La letra pequeña puede darles algunos derechos sobre la reproducción, propiedad y licencia de su idea”, señaló el especialista, así que no descartó que en las cláusulas pudieran existir algunas condiciones de usabilidad o de derechos a las grandes compañías que encabecen estos servicios, aunque inmediatamente entraría a escena los derechos de privacidad de los individuos, aunque se discutiría este asunto puesto que ellos realmente no serían personas como tal, sino robots.

La preocupación de Pearson puede ser un llamado de advertencia ante el temor de que haya una “trampa” detrás de todo esto, lo que dejaría al descubierto el posible lado oscuro de algunas empresas tecnológicas que quieran copiar las mentes de las personas para propósitos e intereses privados.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

México abrirá oportunidades para manufactura inteligente: Intel

El fabricante de microprocesadores resaltó que México es territorio óptimo para detonar la innovación hacia …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *