Viernes , diciembre 14 2018

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
.
Home / Industria y Negocios / Continúa siendo industria de chips el esparrin de la batalla comercial EEUU-China

Continúa siendo industria de chips el esparrin de la batalla comercial EEUU-China

Las diferencias económicas entre Estados Unidos y China prosiguen y por segunda ocasión consecutiva la industria electrónica se vuelve blanco de los golpes bilaterales.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

El pasado 24 de septiembre se elevó a efecto el decreto presidencial lanzado por Donald Trump, para imponer una nueva partida arancelaria contra productos de procedencia china equivalente a 200 mil millones de dólares, siendo uno de los sectores más afectados la industria electrónica y su cadena de suministro.

     

Ante esta recrudecida batalla comercial entre las dos naciones, las dos principales cúpulas representativas de esta industria en Estados Unidos, la Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Equipos y Materiales para Semiconductores (SEMI), comenzaron una activa campaña para externar su postura antagonista frente a las decisiones del presidente norteamericano y sus estrategias que derivan en la inestabilidad de la propia industria local.

De esta manera, compartieron la solicitud colectiva de fabricantes de chips agremiados a ambas organizaciones para persuadir a la Administración de Trump a remover por lo menos 39 diferentes categorías de productos incluidos en la lista negra arancelaria, y que significan un verdadero golpe a las operaciones de las compañías debido a que son productos de suma importancia para sus ciclos de producción.

Estos productos representan casi el 25% de los nuevos impuestos de Estados Unidos a China y en términos económicos se traducen en unos 16 mil millones de dólares que de alguna forma u otra la red de empresas de electrónica deberán asumir y buscar otras alternativas, aunque esto por supuesto, representará una variación a los planes presupuestarios contemplados.

El mercado de semiconductores a nivel global lo encabeza China, con una enorme infraestructura fabril que soporta las producciones de múltiples compañías fabricantes de circuitos incluyendo numerosas de Estados Unidos.
     

En datos duros, la SIA ha estimado que las nuevas tarifas a los productos chinos ocasionarán una afectación aproximada de 3,600 millones de dólares al valor de las importaciones de chips y otros semiconductores procedentes del país asiático, sumado a otros 2,700 millones de dólares generados por el incremento de impuestos aduanales a productos relacionados con la cadena de suministro electrónico.

- PUBLICIDAD -

Dentro del documento suscrito por las compañías tecnológicas se advierte que las tarifas impuestas además, propiciarán una contracción de la industria estadounidense y los pondrá por detrás de sus principales competidores comerciales internacionales, incluso cabe la posibilidad de que se pierdan numerosos empleos debido a la inflación en los costos de la materia prima, lo que pondrá en aprietos a las compañías que no tendrán otra salida que aplicar despidos masivos para contener la crisis.

En un artículo publicado por el periódico The New York Times, colaboradores de esta casa editorial señalan que los aranceles impuestos por la actual Administración de Trump están destinados a perjudicar a China, sin embargo, esto será contraproducente y obstaculizará a la economía estadounidense causando dolores de cabezas y golpes a los bolsillos de los consumidores, quienes están al final de la cadena comercial y por esto deberán pagar los platos rotos con incrementos a los productos electrónicos.

Organizaciones industriales como la SEMI y la SIA de Estados Unidos, han advertido que la batalla comercial emprendida por la Administración de Trump traerá severas afectaciones a la industria norteamericana.
     

Explican que a diferencia de la primera ronda de aranceles, cuyo objetivo era minimizar el impacto en los consumidores estadounidenses, esta ola podría elevar los precios de los productos cotidianos, incluidos alimentos, herramientas y artículos para el hogar.

“Los minoristas, fabricantes y una amplia gama de otras empresas estadounidenses han advertido que las nuevas tarifas podrían perjudicar sus ganancias, desacelerar la generación de empleo y detener el crecimiento. La administración celebró seis días de audiencias públicas sobre la ronda de aranceles propuesta de $200 mil millones el mes pasado, que estuvo dominada por compañías que señalaron a Estados Unidos no tener la capacidad de producir productos de reemplazo para las importaciones chinas, y por lo cual se verían afectadas por dichos aranceles”, sostiene el reporte.

Estos son los golpes comerciales que se han recetado ambos países en medio de su batalla comercial.
     

El documento de la SIA justifica sus advertencias aclarando que las importaciones de China por parte de diversas compañías norteamericanas de electrónica son chips diseñados o manufacturados por las propias compañías estadounidenses que después son enviados a China para ser probados, empaquetados o para que se les apliquen diferentes técnicas de análisis para obtener métricas de alto impacto, mientras que la SEMI advierte en un documento similar, que los equipos electrónicos que producen sus agremiados adquieren diversos componentes chinos para manufacturar sus productos.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

Joven enseña a programar a niños sin utilizar PCs ni robots

Linda Liukas ha obtenido diversos reconocimientos por su labor altruista e importante para atraer a …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *