Thursday , December 5 2019

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
Home / Industria y Negocios / Ciencia y tecnología serán el reto del próximo presidente de Uruguay

Ciencia y tecnología serán el reto del próximo presidente de Uruguay

Las elecciones se realizarán el próximo mes de octubre y desde ahora las prioridades socioeconómicas subyacen en el fomento científico y tecnológico del país.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

En vísperas de arrancar las elecciones presidenciales en Uruguay en el próximo mes de octubre, la comunidad científica y tecnológica del país espera que el siguiente mandatario reafirme su compromiso para aumentar la inversión sectorial a 1% del Producto Interno Bruto (PIB).

   

El organismo encargado de externar las demandas del segmento es la Academia Nacional de Ciencias del Uruguay (ANCU), que difundió un informe en su sitio Web de la Red de Desarrollo y Ciencias o Science and Development Network (SciDevNet) para América Latina, donde se presentan los 10 retos que habrá de enfrentar la siguiente administración federal en materia de Ciencia y Tecnología, donde destaca la necesidad de crear un plan para impulsar las actividades académicas e industriales a través de la creación de más centros de investigación avanzada y organismos especializados en áreas prioritarias para la sociedad.

Adelantándose a la transición gubernamental, la comunidad científica creó un pliego petitorio dirigido a la siguiente administración en el que exponen la importancia de no aplazar más la creación del Ministerio de Ciencias como instituto público regulador de programas tecnológicos y de financiamiento sectorial, además de mantener un respaldo para generar más iniciativas que deriven en la detonación de la producción científica e intelectual.

“No es la primera vez que la academia uruguaya propone un diálogo con el sector político. En las elecciones nacionales de 2014, la institución se reunió con los candidatos de entonces, que se comprometieron a invertir 1 por ciento del PIB en la investigación en ciencia, tecnología e innovación en los siguientes cinco años. Sin embargo, el acuerdo no se cumplió: el presupuesto se mantuvo en 0.4 por ciento del PIB. Ahora, el nuevo documento insiste en alcanzar la cifra comprometida”, señala el reporte.

Este nuevo pliego petitorio podría ser más concreto y riguroso debido a que, según reporta la SciDevNet, el país charrúa ha experimentado un colapso y retroceso en los financiamientos de dos programas de investigación básica y aplicada que anteriormente habían sido sumamente críticos en la estructura productiva nacional, y en durante las pasadas administraciones los apoyos fueron lapidados siendo aprobados menos del 20% de los proyectos presentados incluso proyectos considerados de excelencia por los evaluadores.

- PUBLICIDAD -
 

Rafael Radi, investigador y presidente de la Academia de Ciencias del Uruguay.
 

“No se logró el compromiso presupuestal, y eso es motivo de desazón. Sentimos que hemos perdido una gran oportunidad en cinco años. Haber llegado al 0.5 o 0.6 hubiese sido una señal interesante”, comentó a SciDev.Net, Rafael Radi, investigador y presidente de la Academia de Ciencias uruguaya.

El reporte reconoce que a pesar de haber sido creada la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología (SNCYT) en 2018, las condiciones del sector no se han visto favorecidas y todo lo contrario ha experimentado un marcado retroceso.

“Esta secretaría debería encargarse de proponer las políticas, orientar las asignaciones presupuestales y coordinar el funcionamiento de las diversas instituciones de promoción de la investigación y de asesoramiento que trabajarían bajo su órbita. Cuando la academia colaboró con el Poder Ejecutivo en el proyecto de ley (para crear la Secretaría) se le dieron atribuciones que luego se fueron diluyendo. Lo que quedó en la ley al final fue una secretaría desvestida en lo presupuestal y en atribuciones concretas. Hay que lograr que gane y afine sus atribuciones coordinando con las de los demás organismos como el Consejo Nacional de Innovación, Ciencia y Tecnología (Conicyt), la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) etc.”, agregó Radi.

Actualmente la comunidad científica de Uruguay asciende a unos 1,800 investigadores de diferentes sectores, los cuales están adscritos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI) a través del que obtienen incentivos económicos por su desempeño y desarrollo profesional.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

Industria automotriz desacelera en México

En el más reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) se revela …

Leave a Reply

Your email address will not be published.

NULL