Tuesday , November 24 2020

Suscribete gratis a nuestro boletin semanal

VISIONA . DESARROLLADORES . CONECTADOS .

Suscribete nuestro boletin semanal

PATROCINADORES
Home / Automatización y Robótica / Anuncian mejoras a bioimplantes retinales

Anuncian mejoras a bioimplantes retinales

El Instituto Ginsburg de Terapias Biomédicas (California) dio a conocer la culminación de sus ensayos sobre una nueva versión de su prótesis retinal.

ElectronicosOnline.com Magazine / Oswaldo Barajas

Impulsado por la impotencia de ver a su abuelita perder paulatinamente su vista debido a la diabetes, el Dr. Mark Humayun, miembro del Instituto Ginsburg de Terapias Biomédicas de la Universidad del Sur de California, definió que su misión en la vida sería trabajar arduamente para desarrollar prótesis oculares que permitan a los invidentes volver a ver.

 

Siguiendo su propósito, el investigador y líder del proyecto académico dio a conocer mejorías en el implante ocular llamado Argus, del cual ha emanado su más reciente versión Argus II, por el cual se ha hecho acreedor al premio “IEEE Medal for Innovations in Healthcare Technology” que otorga la Sociedad de Ingeniería en Medicina y Biología de la IEEE, mismo que recibirá el próximo 15 de mayo durante la celebración del congreso en la ciudad de Vancouver (Canadá).

El Dr. Humayun ha invertido 20 años de su vida estudiando las afectaciones de la estructura ocular específicamente de la retina, susceptible a los impactos que generan las enfermedades neurogenerativas y la diabetes. Hasta el momento, el investigador y su equipo han ayudado a más de 300 pacientes a mantener su visión gracias a las prótesis desarrolladas y les ha devuelto una esperanza que no hallaban en la medicina convencional debido a la falta de una cura concisa.

Dr. Mark Humayun.

 

“Es muy gratificante cuando los compañeros te reconocen. Ciertamente, se eleva a un nivel diferente cuando el presidente de los Estados Unidos te da un premio nacional. Fue uno de los momentos culminantes de mi carrera. Al principio nadie creía en el proyecto. Llevó más de una década construir el equipo hasta lo que es ahora y aumentar la fe de los médicos e ingenieros en la tecnología”, apuntó Humayun.

El origen de la innovación

El reporte sostiene que mientras el Dr. Humayun exploraba las formas para ayudar a su abuela, se topó con otra línea de investigación en ese entonces realizada para tratar los ataques epilépticos a través de electrodos y micro descargas eléctricas controladas.

Los médicos estimulaban el lóbulo occipital del paciente (el centro de la visión del cerebro) con estos dispositivos, con la esperanza de determinar si esa parte del cerebro causaba los ataques, y este trabajo comenzó a generar conocimiento científico que posteriormente permitió entender mejor el origen y algunas de las causas de estos trastornos neurológicos.

- PUBLICIDAD -

Implante retinal Argus II..

 

Durante el mismo período, se estaba desarrollando otra innovación: los implantes cocleares, dispositivos electrónicos implantados quirúrgicamente que proporcionaban una sensación de sonido a las personas sordas o con graves problemas de audición. Los implantes utilizaban electrodos para estimular el nervio auditivo.

En conjunto, ambas líneas de trabajo fueron utilizadas por el equipo del Dr. Humayun para crear una tecnología que ahora implementa algunas características de ambas soluciones.

Aunque el Argus II no es capaz de restaurar la visión completa, puede ofrecer a una persona alguna visión funcional: la capacidad de ver los límites y los contornos de los objetos y las personas, lo que puede ayudarles a navegar por su entorno y ser al menos independientes en áreas donde se desplazan como la casa.

El Argus II está compuesto por componentes orgánicos y un circuito protésico. El dispositivo, que evita la exposición a la luz de las células sensibles del ojo, puede ser usado por pacientes de 25 años o más que no tengan nervios ópticos dañados. Si un nervio óptico está dañado, como ocurre con el glaucoma y otras condiciones, el implante no puede estimularlo.

Los pacientes con los implantes portan unas gafas que envían las imágenes a un procesador embebido donde se reenvían las señales como impulsos al cerebro.

 

El implante incluye una bobina receptora; una antena, que se coloca debajo de los músculos alrededor del ojo; y una matriz de 60 electrodos. La matriz se coloca quirúrgicamente en la parte posterior del ojo del paciente conectándolo a las neuronas restantes de la retina. Este sistema envía información al centro visual del cerebro a través del nervio óptico y con esto se producen las reacciones que dan lugar a la interpretación de los objetos capturados vía imágenes por el implante ocular.

Para crear la información que el implante utiliza, el paciente lleva unas gafas que contienen una cámara miniatura encargada de capturar las escenas delante del portador. Esa información se envía entonces de forma inalámbrica a un procesador, que es aproximadamente del tamaño de un teléfono móvil y puede llevarse en un cinturón o en un bolsillo.

El procesador convierte las imágenes de vídeo en instrucciones que se envían de forma inalámbrica al implante y los electrodos estimulan la retina, permitiendo al paciente descifrar la imagen que la cámara capturó como destellos de luz.

- PUBLICIDAD -

Revisa también ...

ONU impulsará desarrollo económico con plataforma diseñada por mexicanos

La Organización de las Naciones Unidas habló sobre una herramienta de cómputo diseñada para ayudar …

NULL